MUCHO RUIDO POR NADA

ESCENA III

[El mismo sitio]

(Entran don Juan el bastardo y Conrado.)

CONRADO. ¿Qué demonios pasa, señor, que estáis tan desmesuradamente triste?

JUAN. No hay medida en el motivo que lo produce, de modo que la tristeza no tiene límite.

CONRADO. Deberíais hacer caso a razones.

JUAN. Y cuando las hubiera oído, ¿ qué beneficio me traerían?

CONRADO. Si no un remedio inmediato, al menos una resignación paciente.

JUAN. Me extraña que tú (que dices que has nacido bajo el signo de Saturno) intentes aplicar una medicina moral a un mal mortífero. No puedo ocultar lo que soy: debo estar triste cuando tengo causa, y no sonreír a las bromas de nadie; comer cuando tengo apetito, sin guardar el deseo de nadie; dormir cuando tengo sueño, sin tener en cuenta los asuntos de nadie; reír cuando estoy contento, sin seguirle el humor a nadie.

CONRADO. Sí, pero no habéis de mostrarlo de todo hasta que lo podáis  hacer sin que nadie se fije. Hace poco, os pusisteis contra vuestro hermano, y ahora os ha recibido de nuevo en su gracia, donde es imposible echéis buena raíz, si no es co el buen tiempo que os hagáis  vos mismo. Es necesario que conforméis la estación a vuestra propia cosecha.

JUAN. Preferiría ser gusano en un seto, antes que rosa en su gracia, y la va mejor a mi sangre ser despreciado por todos, que modelar una actitud para apoderarme del afecto de nadie. En esto, aunque no se puede decir que sea yo un horado adulador, no se ha de negar que soy un rufián de tratos claros. Se fían de mí poniéndome bozal, y me deja libre con trabas. Así que he resuelto no cantar en mi jaula: si tuviera boca, mordería; si tuviera libertad, haría mi antojo. Mientras tanto, dejadme ser lo que soy, y no tratéis de alterarme.

CONRADO. ¿No podéis hacer uso de vuestro descontento?

JUAN. Haré todo uso de él, porque no otra cosa. ¿Quién viene aquí?  ¿Qué hay de nuevo, Borrachio?

(Entra Borrachio.)

BORRACHIO. Vengo de ahí, de una gran cena; el Principe vuestro hermano es majestuosamente obsequiado por Leonato, y os puedo dar noticia de un matrimonio que se proyecta.

JUAN. ¿Servirá de plano sobre el que construir desgracias?  ¿Quién es el loco que se promete con la inquietud?

BORRACHIO. Pardiez, el brazo derecho de vuestro hermano.

JUAN. ¿Cómo, el exquisito Claudio?

BORRACHIO. El mismo.

JUAN. Un caballero como es debido. ¿ Y quién, y quién …por qué lado mira?

BORRACHIO. Pardiez, hacia una tal Hero, hija y heredera de Leonato.

JUAN. Una pollita de primavera muy aprovechada. ¿Cómo lo has sabido?

BORRACHIO. Me habían llamado a hacer de perfumista, y estaba sahumando una solo mohosa, cuando viene hacia mí el Príncipe y Claudio, mano a mano, en seria conversación: yo me escondí detrás de tapices, y allí oí acordar que el Príncipe cortejaría a Hero  para él mismo, y una vez obtenida, se la daría al conde Claudio.

JUAN. Vamos, vamos allá; esto puede resultar aliento para mi disgusto. Ese joven advenedizo tiene toda la culpa de mi caída: si le puedo echar alguna cruz encima, me bendeciré a mí mismo de cualquier modo. 19 Vosotros dos sois de fiar, y me ayudaréis.

19 Se juega con cross, “estorbo, molestia” y “cruz”, y bless my-self, “bendecirme”.

CONRADO. Hasta la muerte, señor.

JUAN. Vamos a la gran cena; su alegría es mayor porque yo estoy hundido.  ¡Ojalá el cocinero pensara como yo! ¿Vamos a probar qué se puede hacer?

BORRACHIO. Acompañaremos a Vuestra Señoría.

(Se van.)

ACTO SEGUNDO

ESCENA PRIMERA

[En casa de Leonato]

(Entran Leonato, su hermano Antonio, su mujer, su hija Hero, su sobrina Beatriz, y un pariente, com Margarita, Úrsula y otros.)

Leonato. ¿No estaba aquí el conde Juan en la cena?

Antonio. No lo he visto.

Beatriz. ¡Qué agrio parece ese caballero!  Nunca puedo verle sin tener ardores de corazón durante una hora después.

Hero. Es de carácter muy melancólico.

Beatriz. Sería excelente el hombre que estuviera hecho a mitad de camino entre él y Benedicto. El es demasiado parecido a una imagen y no dice nada, y el otro demasiado, como un niño mimado por su madre, siempre charlando.

Leonato. Entonces, media lengua de Signor Benedicto en la boca del conde Juan, y media melancolía del conde Juan en la cara del Signor Benedicto.

Beatriz. Tío, con buenas piernas y buenos pies, y con bastante dinero en la bolsa, un hombre así conquistaría a cualquier mujer del mundo con tal que pudiera obtener su buena voluntad.

Leonato. A fe mía, sobrina, jamás conseguirás marido si eres tan maldiciente de lengua.

Antonio. A fe, es demasiado maliciosa.

Beatriz. Demasiado maliciosa es más que maliciosa. De ese modo, disminuiré lo que envía Dios, pues se dice que “a la vaca maliciosa, Dios le da cuernos cortos”, pero a una vaca demasiado maliciosa, no le da ninguno.

Leonato. Así, siendo demasiado maliciosa, Dios no te dará cuernos.

Beatriz. Eso es, si no me da marido, por cuya bendición le rezo de rodillas todas las mañanas y las noches. Dios mío, yo no podría aguantar un marido con barba en la cara; preferiría dormir sin sábanas. 1

Leonato. Podrías encontrar marido que no tuviera barba.

Beatriz. ¿Qué iba a hacer con él? ¿Vestirle con mi ropa y convertirle en mi dama de compañía? El que tiene barba, es más que un joven; el que no tiene barba, es menos que un hombre; y el que es más que un joven, no es para mí, y el que es menos que un hombre, no soy para él. Así que aceptaré seis peniques en prenda del que guarda osos, y le llevaré sus monos al infierno.2

Continuará…..  nos encontraremos tras el telón la próxima semana.

Recuerden darle a seguirme e igual de sencillo es darle un me gusta a los maravillosos  artículos de William Shakespeare en su 400 aniversario. Gracias por vuestra lectura y tiempo.

Jueguen con los suyos a esta singular y maravillosa obra de teatro, es divertida y muy rica en literatura a pesar de que pierde algo de encanto al traducirlo al castellano. Desde el primer momento yo tome prestado dos personajes.

Anuncios

2 comentarios en “MUCHO RUIDO POR NADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s