De las teorías de los bing bangs hacia la materia oscura

 

Que todo arrancó con un gran estallido parecía una idea incuestionable, pero la moderna astrofísica plantea ahora exóticas alternativas con universos múltiples o ciclos eternos de expansión, contracción y vuelta a empezar.

Todo apunta a que, durante su primera infancia, el universo era extraordinariamente denso y caliente, y que se fue enfriando mientras crecía. La radiación de fondo de microondas, una especie de foto del cosmos de cuando tenía apenas 380.000 años, revela dos características: que es tridimensionalmente plano -coincide con la geometría euclidiana- y que posee una temperatura homogénea. Este último dato resulta difícil de explicar, pues implica que zonas separadas por mucha distancia intercambiaban información. ¿ A qué se debe el equilibrio térmico existente entre puntos alejados, en teoría sin posibilidad de haber tenido contacto físico?.

Para que tales atributos encajaran en el modelo del big bag, el físico norteamericano Alan Guth, del MIT, propuso en 1980 la teoría de la inflación. Sostiene Guth que durante una brevísima fracción de su primer segundo de vida el universo multiplicó 10″26″ veces su tamaño. O sea, que dio un tremendo estirón nada más nacer, y a una velocidad muy superior a la luz. Como que se habría hinchado era el espacio-tiempo y no las partículas, no contradice la teoría de la relatividad. El inflatón sería el campo hipotético con la energía necesaria para generar la repulsión gravitatoria.

 

Tan extraño escenario, que parecía resolver todos los problemas de una vez, sigue siendo la idea respaldada por buena parte de la comunidad científica. En la actualidad, se está trabajando con un modelo de inflación eterna, campo del que surgirían infinidad de universos con distintas características y condiciones iniciales: planos, curvos, que se expanden para siempre o que se contraen inmediatamente. Como ha explicado el propio Guth, “partiendo de este supuesto, todo lo que pueda llegar a pasar pasará; de hecho, lo hará un número infinito de veces”.

 

Eso explicaría a su vez por qué la carga del protón o la masa del electrón tienen valores tan sorprendentemente ajustados para que la química y la vida prosperen: nuestro mundo es improbable, pero salen todas las bolas del bombo; el premio siempre toca.

 

Los partidarios del cosmos inflacionario afirman que la expansión ultra acelerada debió  dejar una huella en el espacio-tiempo, esto es, una onda gravitacional que habría polarizado la radiación de fondo de microondas. Esta señal extraordinariamente débil sería el primer dato directo de ese instante, que sucedió cuando habían transcurrido 10 (-36) segundos tras el big bang.

 

sin embargo, científicos como Paul Steinhardt, de la universidad de Princeton, dudan de que el descubrimiento llegue a producirse jamás. Steinhardt considera que el modelo inflacionario es bello, pero resulta tan elástico que puede explicar cualquier fenómeno o dato empírico, de modo que en la práctica resulta incontrastable. Si se captan señales, este físico da por sentado que no serán ondas gravitacionales, como ya ocurrió con el falso positivo anunciado por el equipo del BIEP2 en 2014 (ver entrevista al principal investigador de este observatorio, John M. Kovac).

 

Hay otros interrogantes. Si aplicamos la teoría de la relatividad general -la que se emplea para estudiar la evolución del cosmos- al mismo instante inicial, la densidad y la temperatura se vuelven infinitas. Como señala el físico alemán Martin Bojowald, de la Universidad Estatal de Pensilvania, en su libro Antes del Big Bang, “un momento en el que una ecuación matemática da como resultado infinito no es el principio -o el final- de los tiempos. Es simplemente un momento en el que la teoría muestra sus limitaciones”. Puede que con el desarrollo de una nueva física que aúne la relatividad y la física cuántica se obtenga información sobre lo que ocurrió incluso antes del gran estallido.

 

La teoría gravitatoria de bucles es una de las candidatas a lograr esa unificación. Sus ecuaciones consiguen que a singularidad inicial desaparezca y el tiempo se extienda hasta antes del big bang. Si pudiéramos rebobinar la película del cosmos, llegaríamos a un punto en el que no pasaría a un fundido e negro, sino que se produciría un gran rebote, lo que los anglosajones conocen como el big bounce. El universo estaría palpitando, expandiéndose y contrayéndose eternamente.

 

Un resultado semejante es el que ha obtenido Steinhardt y su colaborador Neil Turok, del Instituto Perimeter de Ontario, en Canadá. Para su modelo cósmico, éstos parten de la célebre teoría de cuerdas formulada en los setenta. Como explica el propio Turok, “todos los detalles de las leyes de la física están determinados por la estructura del universo; específicamente, por la disposición de minúsculas y apretujadas dimensiones extra del espacio”.

 

Según su idea, la realidad estaría compuesta por branas, objetos hechos de cuerdas con un gran número de dimensiones extra. Estas entidades se estarían moviendo, y su colisión provocaría el origen del universo: “Sería un evento muy violento, que generaría una gran cantidad de calor y radiación de partículas… justo como un big bang”. La singularidad desaparece, y el espacio y el tiempo se extienden eternamente.

 

Si están en lo cierto, entonces el cosmos también sería cíclico: nacería, se expandiría y, finalmente, se volvería a contraer hasta rebotar. “Todo el universo podría haber existido siempre, con series de estallidos extendiéndose hacia atrás hasta el infinito, el infinito futuro”. En lugar de ser un acontecimiento extraordinario e inexplicable, el big bang se produciría cada cierto tiempo, al igual que ocurre con el día y la noche.

 

Tanto en la propuesta basada en la teoría gravitatoria de bucles como en la que se funda en la teoría de cuerdas se quiere evitar el peaje de la inflación y de sus -a veces extravagantes- implicaciones. Sus defensores buscan ahora experimentos u observaciones que permitan sostenerlas sobre tierra firme.

Fuente: Muy interesante.

 

CONCLUSION

La búsqueda de la razón del universo continúa para el ser humano, quizá eternamente. El conocimiento de los sucesos venideros que nos aguardan es un aporte de seguridad vital para nosotros, que como individuos existimos efímeramente. Se cree que la constante expansión del universo está relacionada directamente con la desconocida energía oscura, a su vez estrechamente ligada a la misteriosa materia oscura, que compone el 95% del universo.

Actualmente buscamos esa materia oscura como un ineludible primer paso hacia el conocimiento del medio (universal) que habitamos, dentro de nuestras posibilidades, aquí mismo, en nuestro planeta azul. Existen diversos experimentos que esperan la reacción mediante la colisión de alguna partícula de materia oscura verso otra conocida ya por nosotros. Sin embargo, en nuestra ignorancia esperamos un comportamiento dentro de los límites de nuestro conocimiento que nos alumbre el camino, a pesar de la fuerte probabilidad en nuestra contra. Me explico:

Imaginemos que vivimos en un mundo que no conoce el agua, y en el que no es necesaria para la vida. Desde nuestra ventana, a lo lejos, distinguimos una enorme masa azul completamente desconocida, fuera de nuestro alcance. No disponemos de ningún medio de transporte que hoy en día nos pueda llevar hasta allí, pero esperamos que alguna partícula de ese misterio se aproxime y colisione contra nosotros, el cristal de la ventana, o nuestra puerta, para así poder estudiarla y añadirla a nuestra ecuación. Lo que no sabemos, es que esa espera puede resultar infructuosa, ya que el elemento desconocido puede ser incoloro, inodoro, e insípido, además de ser maleable y no producir en pequeñas cantidades ninguna colisión identificable por nosotros. Todo esto la haría invisible a nuestros sentidos, no pudiendo verla, saborearla, olerla o sentirla. Una espera eterna, que una vez más nos lleva al auténtico problema de la humanidad: debemos evolucionar tecnológicamente para salir de casa.

Tan sólo si conseguimos llegar hasta allí, veremos que en la orilla se forman olas, que moja, que no podemos tomarla con la mano porque se nos escapa, y que podemos nadar e interactuar con esas partículas. Pero debemos ir hasta allí. Vivimos en casa desde que nacimos, para explorar los alrededores y el inmenso espacio en el que habitamos nos es imprescindible salir fuera, inventar la rueda, y arriesgarnos. Somos jóvenes aún, en el viejo e infinito universo.

Una vez más nuestros científicos utilizan las herramientas incorrectas; como el niño que juega a ser mayor obviando disfrutar de su niñez cada instante para evolucionar emocionalmente, siendo este envenenado  por las cadenas sociales y en gran mayoría de casos, intoxicados eslabones familiares. El hecho destructivo del gran Capitalismo nos tiene estancados a la espera del choque de partículas para así descubrir el 95% de la composición de nuestro universo (masa oscura).

Meteorología Espacial: en breve en nuestras vidas

What?… Mientras la Unión Europea ha invertido una cifra muy alta económica, cuyo importe todavía se desconoce en  los astrofísicos americanos para crear los sistemas informáticos necesarios y lanzar a la humanidad en su rutina diaria informativa en los medios de comunicación, los nuevos partes meteorológicos: Meteorología Espacial.  Los titulares de la prensa lo llamaran: un nuevo avance de la ciencia para la humanidad, un gran avance de la humanidad.  Mi titular en este caso: “Europeans, who you fuck with TTIP”.

 

Lo llamamos ya abiertamente “human evolution” por la incapacidad: tecnológica, ingeniera, científica y el estrangulamiento global capitalista genocida?.

27445_ley-de-newton,artículo ciencia 17de mayo de 2016

 

 

Anuncios

Un comentario en “De las teorías de los bing bangs hacia la materia oscura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s