El exceso de diagnosis.

pills-and-money-by-ragesoss

DIAGNOSTICAR EN EXCESO

  El médico de nuestro tiempo tiene a su disposición un despliegue de artilugios de alta tecnología que le permite controlar y medir casi todos los rincones del cuerpo. Él y sus colegas médicos ahora confían por completo en esas pruebas para diagnosticar las enfermedades. Como pacientes, confiamos tan incondicionalmente en que esas pruebas nos proporcionen una mirada definitiva a nuestro estado de salud (hasta el punto de que puedan predecir en qué momento del futuro lejano enfermaremos), que hacemos pruebas a muchos de nuestros hijos nada más concebidos.

En el último recuento que se hizo, había más de 1.400 tipos de pruebas, desde un simple brazalete para medir la presión hasta lo más sofisticados instrumentos de formación computarizada de imágenes por resonancia magnética nuclear. Hace un tiempo, en una época relativamente oscura, sólo en el 1987, se practicaron más de diecinueve billones de pruebas en Estados Unidos, que sale a una total de ochenta pruebas por cada hombre, mujer y niño.

Con todos esos aparatos, que harían que la NASA se avergonzara de los suyos, el problema es que la tecnología en realidad no funciona muy bien. La mayoría de las pruebas son muy poco fiables y sus lecturas son equivocadas una gran parte de las veces. Un test falso positivo pone en marcha el tren de tratamientos agresivos de que dispone su médico, con todos los riesgos que eso comporta. Pero las pruebas en sí pueden comportar tantos riesgos como algunos de los medicamentos y de las intervenciones quirúrgicas más peligrosas. Unos riesgos que se ven multiplicados por el hecho de que muchas pruebas sean, claramente, innecesarias. En muchos casos (y más en Estados Unidos),los médicos se protegen de posibles pleitos pidiendo todas las pruebas que pueden. De hecho, en ese país, se practican un gran número de pruebas por el propio interés de los médicos, puesto que muchos médicos de cabecera son propietarios o accionistas importantes de las instalaciones adonde envían a sus pacientes.

Otro problema es que, en la actualidad, la tecnología ha remplazado el arte del diagnóstico, de examinar la historia clínica de un paciente y echar un vistazo a sus ojos y al estado de su lengua. Casi siempre encontramos la raíz del problema en los médicos residentes, que en muchas ocasiones piden las pruebas pensando, equivocadamente, que sus supervisores querrían que practicaran medicina de “por si acaso”. Pero es cierto que son muchos los casos en que los médicos reprenden a sus ayudantes si estos se olvidan de pedir algunas pruebas con lo que crean la impresión de que es mejor pecar por exceso, y de que el buen ejercicio de la medicina consiste en la realización masiva de pruebas.

       Con las pruebas se comete el error de dar por supuesto, no sólo que todas las personas son iguales, sino que además tanto ellas como sus niveles nunca cambian.

El otro problema es que, a no ser que su médico tenga la afición de desmontar ordenadores en su tiempo libre, a menudo no sabe usar una gran parte de su alucinante tecnología. Un estudio reciente reveló que casi todos los médicos y las enfermeras desconocen cómo funciona un oxímetro para el pulso, un sistema de seguimiento que es de vital importancia para controlar a los pacientes que se recuperan de la anestesia y para registrar situaciones que pueden resultar mortales. Por lo tanto, cometen errores graves cuando evalúan las lecturas. El personal médico aseguraba que ” no se preocupaba demasiado” cuando los niveles de los pacientes indicaban que éstos tenían una carencia grave de oxígeno y que necesitaban ser atendidos de inmediato para seguir vivos.

Artículo basado en el libro “Lo que los médicos no nos dicen”.

Autora: Lynne Mc. Taggart.

VIGILA Y CUSTODIA TU MENTE-CUERPO PRESTANDO ATENCIÓN.

imagen para el blog de cerebro activo

 

MI EXPERIENCIA.

En primer lugar os recomiendo la lectura  de este maravilloso, veraz relato e informaciones de Lynne.

En el año 2009 y tras cumplirse 9 meses de dar a luz a mi hija Ariadna, nacida tras 9 años y 7 mese de búsqueda incansable a pesar de que clínicamente me demostraron una y otra vez de que yo era estéril, jamás accedí a cualquier tratamiento de fertilidad.

De repente un día tras comprar la prensa y alimentos frescos de regreso a casa con mi bebé;  me senté en el banco de un parque a 100 metros de casa, eran las 09:30h; rompí a llorar desconsoladamente, porque en ese mismo instante que me dirigía a casa, mis ojos me mostraron que mi persona, mi cuerpo, carecía por completo de salud, estaba viendo con todo lujo de detalles como mi sistema nervioso  al completo, mi sistema linfático, sistema digestivo,  y mi corazón estaban sufriendo un envejecimiento extraordinario, a su vez sentía los latidos de mi corazón muy lentos, mi respiración era también muy lenta y superficial, pero no sentía que me faltase el aire. Mi bebe estaba dormida en su cochecito, pasaron dos horas y yo continuaba llorando desconsoladamente mientras veía con detalle como cada una de mis células estaban fallidas, intenté averiguar el porque, dónde estaba el fallo, que era lo que me estaba matando o que fue lo que mató mi salud. No conseguí más que ver lo que mi subconsciente me quiso mostrar, a pesar de estar despierta.

Miré a mi bebé y me juré que no moriría, que no me iría con la “pelona”, no ahora. Sin pretenderlo  mi subconsciente respondió a mi llanto que:

NO, MALDITA PELONA, TE PEDÍ DÍA TRAS DÍA QUE ME QUITASES LA VIDA, DESDE EL MISMO INSTANTE EN EL QUE ESCUCHE Y VÍ CON MIS OJOS LO QUE JAMÁS DEBÍ VER O ESCUCHAR CON UN AÑO DE EDAD, NO FUÍ CAPAZ DE SUPERARLO HASTA LOS VEINTE AÑOS DE EDAD. AHORA NO, TODAVÍA NO ME GANARÁS LA PARTIDA.

Cinco días después me encontré con mi querida amiga Elia y Xavi, ambos al verme se asustaron peguntando, ¿Qué te ocurre?,” solo hace 15 días desde que te vimos y te vemos vieja y muy delgada”. No supe responder, más que un no lo se, les contesté con la verdad.

Mis amigos vieron como en un espacio de apenas 15 días mi pelo quedo blanco, la piel de mi rostro arrugada, decaída y los ojos un tanto hundidos como apagados, la piel de mi cuerpo arrugada, en piernas completas piel escamada como la de un pez, las plantas de los pies cubiertas por muchas capas de piel.

De repente perdí 12 kilogramos  de peso corporal, el apetito perdí cualquier estimulo sexual y apetencia, perdí mis sentimientos, absolutamente todos, perdí la coordinación corporal de extremidades, perdí totalmente la energía para mantenerme despierta durante la vida diaria que hasta ese momento llevé, perdí cualquier capacidad de esfuerzo físico. Cosa que hizo saltar todas mis alarmas, cosa extrañísima porque hasta que estaba embarazada de 8 meses de gestación estuve trabajando todos los días del año y durante 7 años continuos embarcada como oficial especialista, tras el parto regresé, una de mis responsabilidades era dirigir y llevar a cabo las maniobras tanto en alta mar, costa, puerto o varadero, en barcos superiores a 100 toneladas, en este caso eran 120 toneladas, jamás tuve un error, los profesionales de mar como yo, saben perfectamente que se requiere de mucha fuerza física y mental para llevar a cabo el trabajo que realizamos.

A continuación nombraré los síntomas completos en el caso de la muerte de la TSH, reconocida clínicamente como Enfermedad Autoinmune crónica, Hipotiroidismo de Hashimoto, Tiroiditis Autoinmune.

Síntomas antes del diagnóstico.

Perdida de peso o aumento de peso sin motivo, lentitud absoluta de los biorritmos de nuestro organismo, aumento de los días de ovulación , hasta 3 veces al mes, reducción de menstruaciones, menstruaciones muy abundantes, fallos en la ovulación, incapacidad para concentrarse, ojos deshidratados, calor excesivo, sed constante, perdida de las emociones, sentimientos, incluso numerosos recuerdos, afectando por fases de décadas y refiriendo a la anterior, o dos décadas anteriores, perdida de la expresión facial, mente relentizada, afasia, apraxia, anomia,  capacidad total para cumplir con sus obligaciones y responsabilidades,  como si de un avatar se tratara . Apatía, dolores óseos y musculares en un nivel 10  en extremidades,  periodos de estreñimiento; actuando al contrario en periodos prolongados de gastroenteritis aguda, caída masiva de cabello, piel escamada, cabello quebradizo, uñas quebradizas, deshidratación generalizada en mucosas, perdida ósea bucal, perdida de masa ósea corporal, hasta un 21% en el periodo de 24 meses,   perdida del recuerdo de afectos y sentimientos familiares, amigos, pareja, hijos…

Miedo incomprensible y aterrador a todo lo exterior, incluso el movimiento de la rama de un bello árbol por la brisa,  es un miedo que no se exterioriza, la persona no es capaz de reproducir con palabras, facilidad pasmosa para contraer catarros de vías respiratorias altas, virus y bacterias, cansancio nivel 10, incluso voz apagada, voz cansada y débil,  borrado absoluto de los sueños mientras dormimos, perdida de la identidad personal, perdida del subconsciente, incluso perdida total del interior y acto seguido se instala una depresión con los síntomas de unas horas estable, unas horas apática, sin poder expresar risas o llantos, hematomas desde hombros a pies, incluyendo tronco, espalda, caderas; manchas de color marrón claro de 2 cm de alto y 1,5 cm de ancho en ambos lados del tronco y dorso. También  perdida de la coordinación corporal,  perdida del equilibrio corporal,  al tratar de  incorporarse de la cama, imposibilidad absoluta de realizar el acto,  teniendo capacidad para reptar con notable dificultad , imposibilidad de elevar los pies para caminar, perdida del espacio- tiempo, ardor, irritación interna sintiendo en el torrente nervioso de la médula espinal,  una lucha infernal ( nuestro cerebro lo refleja exteriormente sintiéndonos vulnerables a cualquier cosa en el ambiente, como por ejemplo, la rama de un árbol moverse, una racha de viento repentina, ruido o voces elevadas). También , provocando un miedo irracional;  pero teniendo activos constantemente los niveles de adrenalina en estado de supervivencia, sensación de ardor y escozor en el torrente sanguíneo tanto de ida como de retorno, sensación absoluta del estado de supervivencia activo en el corazón bajando las pulsaciones y aumentando la fuerza en el torrente sanguíneo, visualización de la coordinación del corazón y cerebro en estado de supervivencia, sensación agonizante y espectacular,  luchando continuamente para sobrevivir como un animal invencible;  los síntomas son infernales. Para corroborarlo podéis ver el siguiente documental de expertos endocrinos.

CONCLUSIONES.

Fue un auténtico infierno hasta obtener el diagnóstico. Todos los médicos de la Sanidad Pública me daban la misma respuesta una y mil veces;  tu perdida constante de peso y demás síntomas son debidos a la depresión y ansiedad que padeces, cosa que yo les contestaba que en ningún momento se me diagnostico ni trato una depresión o ansiedad, les insistí de que mi estado emocional era debido a que alguna enfermedad estaba atacando mi cuerpo. Me respondían, en 15 días regresa para el control de peso y por favor come. Así me tuvieron 3 años y 11 meses, hasta que un día me levante y decidí que o un médico me miraba en sangre los valores que yo quería o ese médico reescribiría su vida en ese mismo momento. Me dirigí a una clínica privada junto a casa, con dinero en mano, entre en la consulta del doctor Honorio y le dije: doctor dile a la enfermera que venga aquí con 12 tubos de ensayo, aguja, y avise a laboratorio inmediatamente para que analicen mi sangre, mi vida se apaga y tengo a la puta pelona a mi lado, no soporto el dolor en la medula espinal en este punto, mi cerebro ya no tiene fuerzas para luchar y mi corazón se apaga, mírame los ojos y la lengua también, no me tomes las pulsaciones,  toma por favor mi nivel de oxígeno para obtener la respuesta de mi organismo en estado real.

Le pedí un estudio completo de mi sistema autoinmune y de las glándulas, todas ellas al completo, le pedí valores renales, metales pesados, le pedí que quería que me buscase todos los anticuerpos activos. De inmediato el doctor Honorio añadió otros valores más y una persona del laboratorio llego mientras me extraía la enfermera la sangre. Me llevaron a casa y me metieron asustados en la cama; con un hilo de aliento les dije que avisasen al servicio farmacéutico para poner a disposición el tratamiento según se diagnosticase tras las analíticas en laboratorio. Unas horas después, me llamo la dirección del laboratorio para darme la mala noticia de la enfermedad; su TSH murió, está a 28,27 y su vida corre grave peligro de entrar en coma de un momento a otro de modo irreversible, pero me sentí aliviada porque justo la farmacia proporcionó al doctor  la hormona que me permitiría seguir viviendo.

Desde este momento, me he dedicado a curar mi salud y a recuperar mi vida, a recuperar mi persona, mi personalidad, mi rebeldía, mi fuerte carácter, sentimientos y demás . Sobre todo descubrí que el cerebro humano es infinito, es fuerte y sobre todo es poderoso, me a permitido explotar mi pasión por el cuerpo-mente, y otras especialidades maravillosas,  de modo que como autodidacta investigo con la finalidad de morir de modo natural por vejez, siendo consciente que mi salud murió. Un estudio clínico que me realizaron en 2013 en coordinación con tres Hospitales de Barcelona, varios laboratorios y un equipo médico compuesto de 21 especialistas, determinaron que mi TSH comenzó a fallar a los 14 años de edad y que es inexplicable que haya sobrevivido sin la hormona sustituta EUTIROX, durante 23 años. Determinaron de que la ciencia no me puede ayudar más allá de regularme la hormona constantemente y extraerme de modo regular sangre. Decidí en ese mismo instante aprender a vivir de modo inteligente y por  tanto llevar una alimentación inteligente, hábitos según nuestros biorritmos corporales, ayudando a nuestro organismo a vivir en armonía en acorde a la edad que tenemos, desde que nacemos hasta el fin de nuestros días.

Los médicos no escuchan a los pacientes, los médicos se rigen por las normas establecidas del Capitalismo. Con el Neuroyoga como autodidacta,  descubrí las herramientas de como desenmascarar numerosos diagnósticos de ansiedad y depresión falsos, con la gravedad incluso de que muchas de estás personas con está incompetencia por parte de los médicos se les diagnóstica ya en fase avanzadas numerosos casos de cáncer de colon, boca, laringe, faringe y páncreas. En casos de enfermedades del sistema inmunológico, diagnósticos de depresión y ansiedad. Cuando estás personas fallecen de modo prematuro, sus familiares son informados por el médico forense de que padecía el fallecido, Tiroiditis autoinmune sin tratar por falta de diagnóstico, fallo renal, fallo hepático, fallo coronario, fallo cerebral por tratamientos incorrectos o incompletos.

Esto lo veo a diario, en mi humilde opinión y por mi experiencia afirmo de que con el Neuroyoga es posible obtener un optimo tratamiento y eficaz en los caso de amnesia a causa de traumatismos craneoencefálicos y además en los casos de mal funcionamiento del cerebro en caso de enfermedades autoinmunes, además en los casos del incorrecto funcionamiento del sistema cognitivo, el Neuroyoga es muy eficaz en un 85%, unidos como no por el grupo de vitaminas B controlado por un neurólogo, a pesar de que la Sanidad pública en nuestro país ni lo reconoce ni entra la receta en la misma.

En definitiva, curarse no sólo es cuestión de encontrar el medicamento adecuado o de someterse a la intervención correcta, sino que es un complejo proceso de asumir la responsabilidad sobre nuestra propia vida.

El éxito en mi caso, es el fracaso superado por la perseverancia y sobrellevar la prueba más grande de enfrentarme a la muerte perdiendo algunas batallas, y ganando finalmente la guerra.

frase-celebre-de-bruce-lee

Anuncios

3 comentarios en “El exceso de diagnosis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s